No existe una forma fácil de reconciliarse con la pérdida de un ser querido por suicidio. A continuación presentamos información que esperamos ayude a soportar el duelo de forma algo menos dolorosa. Existen otros recursos que pueden serle de utilidad y que encontrará en: Ayuda y apoyo.

Seleccione una de las siguientes secciones:

Respuestas y emociones

Necesidades

Ayuda y apoyo

 

Respuestas y emociones

Fuentes de ayuda

Los centros de ayuda ofrecen apoyo emocional confidencial a las personas que están en estado de crisis.

La pérdida de alguien cercano produce un dolor y un duelo intensos. La pérdida de alguien por suicidio provoca con frecuencia distintas respuesta y emociones. El duelo tras una muerte por suicidio es prolongado. El estado de shock, el aislamiento social y el sentido de culpa son a menudo mayores y el elemento de elección plantea cuestionamientos dolorosos.

 

Puede experimentar alguno de los siguientes estados o todos ellos:

Intenso shock

El estado de shock e incredulidad que sigue a una muerte de este tipo puede ser muy intenso. Un aspecto habitual del dolor es recurrir a imágenes de la muerte, incluso si ésta no se presenció. El descubrimiento del cuerpo puede resultar otro acontecimiento traumático e imborrable. La vuelta una y otra vez a las aterradoras y dolorosas imágenes de la muerte y los sentimientos que provocan resulta una necesidad natural.

Uno se pregunta ¿por qué?

El duelo tras una muerte por suicidio implica con frecuencia una búsqueda prolongada de una explicación de la tragedia. Muchas personas llegan a aceptar finalmente que nunca sabrán realmente el porqué. En esta búsqueda de explicaciones, distintos miembros de la misma familia pueden tener ideas muy diferentes relativas a la razón por la que ha tenido lugar una muerte. Ello puede provocar una tensión sobre las relaciones familiares, especialmente cuando hay implicado un elemento de culpa.

Uno se pregunta ¿podría haberse evitado?

Es habitual volver una y otra vez a la pregunta de cómo podría haberse evitado la muerte y cómo podría haberse salvado al ser querido. Todo puede parecer dolorosamente obvio, cuando se mira hacia atrás. Los «¿Qué hubiera ocurrido si...?» pueden parecer interminables. Rebobinar los acontecimientos es una forma natural y necesaria de hacer frente a lo ocurrido. Hay estudios que indican que algunas personas desconsoladas por el suicidio experimentan más culpa, autoculpa y autocuestionamiento que otras, que padecen de una forma distinta.

Abandono/rechazo

Puede experimentar una sensación de rechazo. Es habitual sentirse abandonado por alguien que "elige" morir.

"Estaba disgustado porque no había acudido a nosotros para hablar. Creo que todos pasamos por una fase de ira en algún momento. Piensas: "¿Cómo pudiste hacernos esto?"".

Una hermana cuyo hermano se quitó la vida.

Miedos y sentimientos suicidas

La desesperación es una parte natural del proceso de duelo, pero tras el suicidio de un ser querido la desesperanza puede ir combinada con miedo por la propia seguridad. La identificación con alguien que se ha quitado la vida puede ser profundamente amenazadora para el propio sentimiento de seguridad. Puede sufrir más ansiedad que las personas que se desconsuelan de un modo distinto y ser más vulnerable a los sentimientos suicidas.

La atención de los medios

Una muerte por suicidio u otras causas inesperadas puede atraer el interés público. La investigación que se puede abrir por ley llama la atención sobre la persona que ha muerto y sobre los familiares y amigos cercanos. La atención de los medios puede ser muy estresante para los familiares y amigos afligidos, en especial cuando los medios cubren una muerte de forma insensible o poco precisa.

Estigma y aislamiento

Las actitudes sociales frente al suicidio están cambiando, pero aun así pueden limitar el apoyo que se encuentra disponible. El silencio de los demás puede reforzar los sentimientos de estigma, vergüenza y de "diferencia". Si los demás se sienten avergonzados, incomodados o evasivos respecto al suicidio, uno puede llegar a sentirse intensamente aislado. Pueden negarse las oportunidades de hablar, recordar y celebrar todos los aspectos de la vida y personalidad del ser querido. Asimismo, puede sentirse la imperiosa necesidad de proteger al ser querido y a sí mismo del juicio de los demás.

Una madre que escribió sobre la muerte de su hijo señaló que no nos han enseñado nunca qué decir a alguien que ha padecido un suicidio en la familia. Comentaba su necesidad de oír lo mismo que puede decirse a alguien que ha experimentado la muerte de un ser cercano: "Siento muchísimo tu dolor, ¿hay algo que yo pueda hacer? Si necesitas hablar sobre ello, sé escuchar. Tengo un hombro sobre el que puedes llorar".

© The Royal College of Psychiatrists (El Real Colegio de Psiquiatras) 1997 Extraído del dossier informativo sobre el duelo por el suicidio de un ser querido, de Kate Hill, Keith Hawton, Aslog Malmberg y Sue Simkin
Reproducido con la amable autorización de The Royal College of Psychiatrists

Tapa de la página

Necesidades

Se consultó a un grupo de canadienses que experimentaba el duelo por el suicidio de un ser querido. Sentían que necesitaban ayuda y apoyo en:

  • ver el suicidio en perspectiva
  • superar los problemas familiares causados por el suicidio
  • sentirse mejor con sí mismos
  • hablar sobre el suicidio
  • obtener información objetiva sobre el suicidio y sus efectos
  • contar con un lugar seguro para expresar sus sentimientos
  • entender y superar las reacciones de otras personas frente al suicidio
  • obtener consejos sobre cuestiones prácticas/sociales

© The Royal College of Psychiatrists (El Real Colegio de Psiquiatras) 1997 Extraído del dossier informativo sobre el duelo por el suicidio de un ser querido, de Kate Hill, Keith Hawton, Aslog Malmberg y Sue Simkin
Reproducido con la amable autorización de The Royal College of Psychiatrists (El Real Colego de Psiquiatras).
Volver a la página de inicio de Duelo por el suicidio de un ser querido
Duelo por el suicidio de un ser querido

Tapa de la página

Ayuda y apoyo

¿Cuándo es el momento de obtener ayuda?

La pena es dolorosa y agotadora. No resulta siempre fácil decir cuándo puede haber llegado la hora de pedir ayuda. Puede elegir buscar ayuda si:

  • continúa sintiéndose paralizado y vacío unos meses después de la muerte del ser querido
  • no puede dormir o sufre pesadillas
  • siente que no puede soportar los sentimientos intensos o sensaciones físicas como el agotamiento, la confusión, la ansiedad o pánico y la tensión crónica
  • se siente abrumado por los pensamientos y sentimientos que le han sobrevenido a causa de la muerte de un ser querido, como pueden ser la ira, el sentimiento de culpa o de rechazo
  • siente la necesidad de compartir su dolor pero no tiene a nadie con quién hacerlo
  • se mantiene constantemente activo para no sentir (por ej. trabajando todo el tiempo)
  • constata que ha estado bebiendo o tomando drogas de forma excesiva
  • constata que se está preocupando o está pensando sobre el suicidio usted mismo
  • tiene miedo porque las personas que le rodean son vulnerables y no pueden hacer nada frente a su dolor

Algunas fuentes de apoyo y el modo en que pueden ayudarle:

Grupos de autoayuda

Éstos permiten el encuentro con otras personas para compartir sentimientos y experiencias, lo que puede aportarle consuelo..

Médicos locales

  • pueden escuchar, hablar y ofrecer apoyo emocional
  • pueden ayudarle respecto a problemas como el insomnio, la ansiedad o la depresión
  • pueden aconsejarle sobre otras fuentes de ayuda

El apoyo variará en función del médico. No siempre es posible hablar sobre lo que ha ocurrido en una visita corta. Podría escribir al médico antes de la visita para tomarse el tiempo suficiente.

Asesoramiento

  • ofrece más tiempo para hablar sobre las cosas o un apoyo a más largo plazo
  • no le fuerza a hurgar en el pasado, sino que por lo contrario le ofrece ayuda en la crisis emocional y los cambios vitales a los que pueda estar haciendo frente
  • puede suponer un alivio pues le permite hablar con un desconocido en un entorno seguro

Religión

  • puede ser una fuente de fuerza y apoyo si tiene creencias religiosas
  • los representantes religiosos locales pueden constituir una inestimable fuente de apoyo
Centros de ayuda
  • ofrecen un apoyo confidencial a quienquiera que se encuentre afligido o desesperado y que pueda estar experimentando sentimientos suicidas. Para encontrar una línea de ayuda telefónica, haga clic aquí.

Organizaciones especialistas en el duelo por el suicidio de un ser querido

Los siguientes enlaces corresponden a algunas organizaciones especialistas en el duelo:

sociación Internacional para la Prevención del Suicidio
www.med.uio.no/iasp/english/cs.html

Asociación Americana de Suicidología
www.suicidology.org/displaycommon.cfm?an=6

Asociación Canadiense para la Prevención del Suicidio
www.casp-acps.ca

Recursos del Reino Unido

En la versión completa del dossier sobre el duelo por el suicidio de un ser querido del Real Colegio de Psiquiatras se incluye una lista completa de organizaciones especializadas en dicho duelo, en el Reino Unido, así como libros útiles. Puede descargar un PDF o el dossier entero aquí.

 

© The Royal College of Psychiatrists (El Real Colegio de Psiquiatras) 1997 Extraído en su mayoría del dossier informativo sobre el duelo por el suicidio de un ser querido, de Kate Hill, Keith Hawton, Aslog Malmberg y Sue Simkin Reproducido con la amable autorización de The Royal College of Psychiatrists (El Real Colegio de Psiquiatras).